Jesús vs el diablo

Jesús vs el diablo
LAS HEREJÍAS DEL CONCILIO VATICANO SEGUNDO

EXPLICACIÓN CATÓLICA DEL ORIGEN Y EL CONTENIDO DE ALGUNAS DE LAS HEREJÍAS PROMULGADAS EN LOS DOCUMENTOS DEL CONCILIO VATICANO II, MÁS LA EXPLICACIÓN DE ALGUNOS ERRORES IMPORTANTES PROCLAMADOS POR FALSOS PROFETAS MODERNOS


1. Fundamentos teológicos a tener en cuenta. La palabra iglesia es de origen griego y se refiere a una asamblea o reunión de ciudadanos congregados con motivo de una convocatoria pública. Una iglesia, en realidad, es una congregación de creyentes que son fieles a una determinada doctrina de carácter religioso. La Iglesia Católica es el conjunto de los cristianos creyentes, los cuales tienen como factor común el haber recibido el sacramento del bautismo. La Iglesia que Cristo fundó es: Una, santa, católica, apostólica y romana. Nuestra Iglesia es una porque Cristo solo fundó una única Iglesia. Así es, porque así está escrito:

“Jesús le respondió: ‘Feliz eres, Simón Bar-jona, porque no te lo enseñó la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos’ Y ahora, yo te digo: Tú eres Pedro, o sea piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las fuerzas del infierno no la podrán vencer”
San Mateo 16, 17 - 18

En el texto anterior se lee “mi Iglesia”. Cristo no dijo “mis iglesias”. Nuestro Señor solo fundó una única iglesia: La Iglesia Católica. Nuestra Iglesia es santa porque nadie que viva en pecado mortal pertenece a la Iglesia de Cristo. Así es, porque así está escrito:

“El que conoce mis mandamientos y los guarda es el que me ama. Y mi Padre amará al que me ama a mí, y yo también lo amaré y me mostraré a él”
San Juan 14, 21

“Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto su Padre que está en el Cielo”
San Mateo 5, 48

La Iglesia es el cuerpo místico de Cristo. Si la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo, solo pertenece a la Iglesia aquel que está en comunión espiritual con Cristo Jesús, Señor Nuestro. Todo aquel que está en comunión con Cristo vive en estado de gracia. Lo contrario de la gracia es el pecado. Todo aquel que vive en pecado mortal, definitivamente, no pertenece a la Iglesia Católica. El que vive en pecado mortal no ama a Dios porque le desobedece. El que vive en pecado mortal se hace hijo del diablo y en el diablo no hay vida eterna, porque el enemigo de Dios es un mentiroso y ha sido un asesino de hombres desde el principio. Así es, porque así está escrito:

“Ustedes tienen por padre al Diablo, y quieren realizar los malos deseos del Diablo. El es asesino de hombres desde el principio. No ha permanecido en la verdad. Cuando habla, de él brota la mentira, porque es mentiroso y padre de toda mentira”
San Juan 8, 44

“El que no ama, permanece en la muerte. El que odia a su hermano, es un asesino; y, como lo saben ustedes, en el asesino no permanece la Vida Eterna”
I Juan 3, 15

Nuestra Iglesia es católica. La palabra católico significa universal. Cristo fundó una iglesia misionera, la cual, ha sido enviada a todos los rincones del planeta para enseñar la verdad. La verdad que se encuentra en Cristo Jesús y en su evangelio. Para entenderlo, lee lo que está escrito:

“Por eso, vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo”
San Mateo 28, 19 - 20

Nuestra Iglesia es apostólica porque tiene sus cimientos en los doce apóstoles del Cordero. El Cordero es Nuestro Señor Jesucristo. Los sucesores de los apóstoles son los obispos, siempre que éstos últimos sean fieles a Cristo Jesús, Señor Nuestro. Los representantes de los obispos, en cada parroquia católica, son los párrocos. Los párrocos, por lo general, son presbíteros. Todo sacerdote católico es presbítero si es fiel a Cristo Jesús, Señor Nuestro. Todo católico es fiel a Nuestro Señor Jesucristo si es fiel a la doctrina de la Iglesia Católica. La doctrina de la Iglesia Católica se encuentra en el Catecismo Mayor escrito por San Pio X. Todo aquel que critica con ira a su hermano es porque, igualmente, odia a su hermano. El que critica a los presbíteros también critica a los obispos. El que critica a los obispos también critica a los apóstoles del Cordero. El que odia a los apóstoles del Cordero odia al mismo Cristo y, en consecuencia, odia a la Iglesia que Cristo fundó. Nuestra Iglesia es apostólica porque tiene como cimientos los doce apóstoles del Cordero. Así es, porque así está escrito:

“Cuando el mundo los odie, recuerden que, primero que a ustedes, el mundo me odió a mí. No sería lo mismo si ustedes fueran del mundo, pues el mundo ama lo que es suyo
San Juan 15, 18 - 19

“La muralla de la ciudad descansaba en doce piedras de cimientos en las que están escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero
Apocalipsis 21, 14

Nuestra Iglesia es romana porque está fundada sobre San Pedro apóstol, primer Papa y primera fuente de sucesión apostólica. En el evangelio Cristo le pregunta tres veces a Pedro si lo ama por cada una de las tres veces que Pedro lo negó delante de los judíos. En cada ocasión Cristo le encarga a Pedro la misión de pastorear su rebaño universal de hombres y mujeres que conforman la Iglesia. Esta es nuestra Iglesia, esta es la Iglesia que es: Una, santa, católica, apostólica y romana. No existe otra Iglesia que cumpla con estas características porque, sencillamente, no existe otra iglesia que haya sido fundada por Cristo Jesús, Señor Nuestro. Las otras iglesias y denominaciones religiosas han sido fundadas por hombres y mujeres de carne y hueso. Las otras iglesias y denominaciones religiosas pueden tener una parte de la verdad, mas no tienen toda la verdad. La doctrina de la Iglesia Católica contiene toda la verdad. Así es, porque así está escrito:

“Jesús le respondió: ‘Feliz eres, Simón Bar-jona, porque no te lo enseñó la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos’ Y ahora, yo te digo: Tú eres Pedro, o sea piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las fuerzas del infierno no la podrán vencer”
San Mateo 16, 17 - 18

“Después de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?’ Él le respondió: ‘Sí, Señor, tú sabes que te quiero’. Jesús le dijo: ‘Apacienta mis corderos’. Le volvió a decir por segunda vez: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas?’  Él le respondió: ‘Sí, Señor, sabes que te quiero’. Jesús le dijo: ‘Apacienta mis ovejas’ Le preguntó por tercera vez: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?’ Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntara si lo quería, y le dijo: ‘Señor, tú lo sabes todo; sabes que te quiero’. Jesús le dijo: ‘Apacienta mis ovejas’ ”
San Juan 21, 15 - 17

Una de las grandes verdades que hace parte de la doctrina de nuestra fe católica tiene que ver con que no existe salvación por fuera de la Iglesia fundada por Cristo Jesús, Señor Nuestro.  La Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo es: Una, santa, católica, apostólica y romana. A continuación se anexa un corto estudio teológico orientado a entender esta importante verdad. Si condenarse significa ir a parar al infierno, solo existe salvación en la la Iglesia Católica, porque solamente los que pertenecen a la Iglesia son preservados del castigo eterno. Ser preservado del castigo eterno significa ser vencedor sobre las fuerzas del infierno. En el Reino de los Cielos solo entrarán los vencedores. Así será, porque así está escrito:

“Jesús le respondió: ‘Feliz eres, Simón Bar-jona, porque no te lo enseñó la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos’ Y ahora, yo te digo: Tú eres Pedro, o sea piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las fuerzas del infierno no la podrán vencer
San Mateo 16, 17 - 18

“El que tenga oídos, escuche este mensaje del Espíritu a las iglesias: Al vencedor yo le daré de comer del árbol de la vida que se halla en el paraíso de Dios
Apocalipsis 2, 7

“El que tenga oídos, escuche este mensaje del Espíritu a las iglesias: El vencedor no tiene nada que temer de la segunda muerte”
Apocalipsis 2, 11

Jesucristo es verdadero hombre. Jesucristo es verdadero Dios. Jesucristo es la luz del mundo. Solo los verdaderos seguidores de Cristo pueden ver la luz de Dios. Todo seguidor de Cristo pertenece a la Iglesia Católica. Solo existe salvación en la Iglesia Católica porque solamente los católicos, que están en gracia de Dios, creen en Nuestro Señor Señor y Salvador Jesucristo. Así es, porque así está escrito:

“Jesús habló de nuevo y dijo: 'Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá luz y vida' ”
San Juan 8, 12

“Les dijo: 'Ustedes son de abajo; yo soy de arriba. Ustedes son de este mundo y yo no soy de este mundo; por eso acabo de decirles que van a morir en sus pecados por no haber creído que yo soy' ”
San Juan 8, 23 - 24

La salvación consiste en poder ver a Dios por toda la eternidad. Solo existe salvación en la Iglesia Católica porque Jesucristo es el único camino a Dios Padre Todo Poderoso. No existe otro camino, no existe otra puerta, no existe otra Iglesia que haya sido fundada por Dios. No busques falsos milagros en falsos congresos protestantes. No busques la salvación en otra religión, porque todo aquel que se niega a creer en Cristo Jesús será condenado. Así será, porque así está escrito:

“Jesús contestó: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí
San Juan 14, 6

“Jesús, pues, tomó de nuevo la palabra: En verdad les digo: yo soy el pastor de las ovejas. Todos los que se presentaron son ladrones y malhechores; pero las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta: el que entra por mí está a salvo. Circula libremente y encuentra alimento. El ladrón entra solamente a robar, a matar y a destruir. Yo, en cambio, vine para que tengan vida y sean colmados”
San Juan 10, 7 - 10

“Y les dijo: Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que se resista a creer se condenará”
San Marcos 16, 15 - 16

El Espíritu Santo es el Señor y dador de vida porque el Espíritu es quien santifica a la Iglesia. El ser humano solo tiene vida en sí mismo si está marcado con el sello del Espíritu Santo. Solo aquel que posee el Espíritu Santo pertenece a la Iglesia Católica, porque nuestra Iglesia es santa. No importa si se trata de un presbítero, religioso, obispo, cardenal o el mismo Papa. Si no tiene el Espíritu Santo no pertenece a la Iglesia porque, sencillamente, no está en comunión con Dios. El Espíritu Santo es entregado a través de los sacramentos de la Iglesia. Por los sacramentos de nuestra Iglesia el ser humano tiene vida en sí mismo. Solo hay salvación al interior de la Iglesia Católica, porque nuestra Iglesia es la única sobre la Tierra que guarda y administra los verdaderos sacramentos creados por Cristo Jesús, Señor Nuestro. Así es, porque así está escrito:

“No entristezcan al Espíritu Santo de Dios; éste es el sello con el que fueron marcados en espera del día de la salvación”
Carta a los Efesios 4, 30

“Yo soy el pan de vida. Vuestros antepasados, que comieron el maná en el desierto, murieron. Aquí tienen el pan que bajó del cielo para que lo coman y ya no mueran. Yo soy el pan vivo bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y la daré para la vida del mundo”
San Juan 6, 48 - 51

“Dicho esto, sopló sobre ellos: ‘Reciban el Espíritu Santo. A quienes ustedes perdonen queden perdonados, y a quienes no libren de sus pecados, queden atados’ “
San Juan 20, 22 - 23

“Pero a todos los que lo recibieron, les concedió ser hijos de Dios: Estos son los que creen en su Nombre. Pues aquí se nace sin unión física, ni deseo carnal, ni querer de hombre: Éstos han nacido de Dios
San Juan 1, 12 - 13

“Jesús le contestó: 'En verdad te digo, nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo, de arriba.' Nicodemo le dijo: '¿Cómo renacerá el hombre ya viejo? ¿Quién volverá al seno de su madre para nacer de nuevo?' Jesús le contestó: 'En verdad te digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu. Por eso no te extrañes de que te haya dicho: necesitan nacer de nuevo, de arriba. El viento sopla donde quiere y tú oyes su silbido; pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así le sucede al que ha nacido del Espíritu'”
San Juan 3, 3 - 8

Sólo hay verdadero bautismo, sólo hay verdadera eucaristía, sólo hay verdadera confesión, sólo hay salvación, sólo hay vida eterna en la Iglesia que es: Una, santa, católica, apostólica y romana. Ni los ateos, ni los musulmanes, ni los hinduistas, ni los budistas, ni los judíos, ni los protestantes, ni los anglicanos, ni los ortodoxos, ni ninguno que pertenezca a otra religión o iglesia, diferente de la católica, verá a Dios. Por eso, un cristiano en ningún caso puede asistir a un templo que no sea católico. Un verdadero cristiano nada tiene que hacer dentro de una mezquita, sinagoga, templo budista, templo hinduista, etc. so pena de caer en idolatría y apostasía pública de la fe. Los católicos que asisten a templos no cristianos son "católicos a medias", o lo que es lo mismo, son "cristianos tibios". De los "cristianos tibios" y del pecado de idolatría se habla enérgicamente en las sagradas escrituras, como aparece escrito a continuación:

“Yo sé lo que vales; no eres ni frío ni caliente; ojalá fueras lo uno o lo otro. Desgraciadamente eres tibio, ni frío ni caliente, y por eso voy a vomitarte de mi boca
Apocalipsis 3, 15 - 16

“No tengas otros dioses fuera de mí. No te hagas estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra, y en las aguas debajo de la tierra. No te postres ante esos dioses, ni les des culto, porque Yo, Yahvé, tu Dios, soy un Dios celoso...”
Éxodo 20, 3 - 5

No te arrodillarás ante otro dios, pues Yahvé lleva por nombre Celoso: Él es un Dios celoso. No te comprometerás con la gente de aquellos países, que se prostituyen tras sus dioses y les ofrecen sacrificios. Pues, de lo contrario, te convidarán a comer sus cosas sacrificadas”
Éxodo 34, 14 - 15

“Porque han venido al mundo muchos seductores que no reconocen a Jesús como el Mesías venido en la carne. Esos son impostores y anticristos. Cuídense a sí mismos, para que no pierdan el fruto de sus trabajos, sino que reciban una recompensa perfecta. Todo el que se sobrepasa y no se queda dentro de la doctrina de Cristo no posee a Dios. El que permanece en la doctrina, ése sí que posee al Padre y al Hijo. Si alguien llega a ustedes y no trae esta doctrina, no lo reciban en sus casas, ni siquiera lo saluden. Porque el que lo saluda se hace cómplice de sus malas obras”
II Carta de Juan 1, 7 - 11

Esta importantísima verdad, acerca de que solo existe la salvación al interior de la Iglesia Católica, ha sido confirmada por varios pontífices. Entre ellos se encuentra el Papa Pio XI, el cual, habla claramente sobre estos asuntos en su encíclica Mortalium Animos, como aparece escrito a continuación:

“Los católicos no pueden aprobarlo. Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios”
Papa Pio XI, encíclica Mortalium Animos

Como se puede leer en el texto anterior, desde antes del Concilio Vaticano II, el Papa Pio XI ya había condenado la propuesta diabólica de unificar distintas creencias en una sola religión. En la encíclica Mirari Vos, escrita por el Papa Gregorio XVI, se advierte, categóricamente, sobre la condenación eterna establecida para aquellos que no hacen parte de la Iglesia fundada por Cristo Jesús, Señor Nuestro. La Iglesia que es: Una, santa, católica, apostólica y romana. A continuación, se anexa un fragmento de esta importante encíclica.

“Otra causa que ha producido muchos de los males que afligen a la iglesia es el indiferentismo, o sea, aquella perversa teoría extendida por doquier, merced a los engaños de los impíos, y que enseña que puede conseguirse la vida eterna en cualquier religión, con tal que haya rectitud y honradez en las costumbres. Fácilmente en materia tan clara como evidente, podéis extirpar de vuestra grey error tan execrable. Si dice el Apóstol que hay un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo, entiendan, por lo tanto, los que piensan que por todas partes se va al puerto de salvación, que, según la sentencia del Salvador, están ellos contra Cristo, pues no están con Cristo y que los que no recolectan con Cristo, esparcen miserablemente, por lo cual es indudable que perecerán eternamente los que no tengan fe católica y no la guardan íntegra y sin mancha”
Papa Gregorio XVIencíclica Mirari Vos

Para el mismo fin, a continuación se anexan algunos fragmentos de documentos oficiales de la Iglesia que ratifican la condenación eterna para todos aquellos que mueren sin pertenecer a la Iglesia Católica.

“Por apremio de la fe, estamos obligados a creer y mantener que hay una sola y Santa Iglesia Católica y la misma Apostólica, y nosotros firmemente lo creemos y simplemente lo confesamos, y fuera de ella no hay salvación ni perdón de los pecados”
Papa Bonifacio VII, bula Unam Sanctam

“Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse participe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles [Mt. 25, 41], a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica
Concilio de Florencia, bula Cantate Domino

“Esta verdadera fe católica, fuera de la cual nadie puede salvarse, y que al presente espontáneamente profeso y verazmente mantengo”
Papa Pío IV, bula Iniunctum Nobis

Como ya se explicó con anterioridad, solo pertenecen a la Iglesia Católica aquellos que están marcados con el sello del Espíritu Santo. Aunque un hombre sea elegido y ejerza autoridad como Papa, si éste último no tiene el Espíritu Santo no puede ser Papa porque, sencillamente, no pertenece a la Iglesia Católica. De esta manera, el Papa está en la obligación de entregar fiel testimonio del evangelio y del magisterio doctrinal de la Iglesia en todo tiempo y lugar, tanto a nivel de obra como de palabra. Si lo anterior se cumple a cabalidad, el Papa, efectivamente, es: El sumo pontífice, el máximo líder de la Iglesia Católica, el vicario de Cristo en la Tierra, el obispo de Roma y el encargado del pastoreo universal de todos los cristianos alrededor del mundo. Esta responsabilidad fue concedida por Nuestro Señor Jesucristo a San Pedro apóstol y, en consecuencia, todo hombre fiel a Cristo que es elegido legítimamente como Papa es sucesor directo de San Pedro, primer Papa y primera fuente de sucesión apostólica. El Papa es electo y es aconsejado por el colegio cardenalicio y en el gobierno de la Iglesia es asistido por la curia romana. 

La herejía es una creencia, especialmente religiosa, que entra en conflicto con el dogma establecido. La apostasía es la renuncia formal o abandono de una religión. La blasfemia es una palabra o expresión injuriosa que se dice contra Dios o las cosas sagradas. Para entender por qué un hereje no puede ser Papa, lee lo que está escrito a continuación:

“Pero, aunque viniéramos nosotros o viniera algún ángel del cielo para anunciarles el Evangelio de otra manera que lo hemos anunciado, ¡sea maldito! Ya se lo dijimos antes, pero ahora lo repito: si alguien viene con un evangelio que no es lo que ustedes han recibido, ¡sea maldito!”
Carta a los Gálatas 1, 8 - 9

“Por lo tanto, ¡ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes cierran a la gente el Reino de los Cielos. No entran ustedes, ni dejan entrar a los que querrían hacerlo. ¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes recorren mar y tierra para ganar un pagano y, cuando se ha convertido, lo transforman en un hijo del demonio, mucho peor que ustedes”
San Mateo 23, 13 - 15

¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes pagan el diezmo hasta sobre la menta, el anís y el comino, pero no cumplen la Ley en lo que realmente tiene peso: la justicia, la misericordia y la fe. Ahí está lo que ustedes debían poner por obra, sin descartar lo otro. ¡Guías ciegos! Ustedes cuelan un mosquito, pero se tragan un camello”
San Mateo 23, 23 - 24

Para el mismo fin, a continuación se anexa un fragmento del libro De Romano Pontífice escrito por el doctor de la Iglesia San Roberto Belarmino.

“Un Papa manifiestamente herético él mismo cesa (per se) de ser papa y cabeza, al igual que un cristiano deja de ser miembro de la Iglesia.   En consecuencia, puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la sentencia de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción
San Roberto Belarmino, De Romano Pontífice

La anterior enseñanza tiene sus raíces en el dogma infalible de que un hereje no es miembro de la Iglesia Católica, como se puede leer a continuación:

“Tal ha sido constantemente la costumbre de la Iglesia, apoyada por el juicio unánime de los Santos Padres, que siempre han mirado como excluido de la comunión católica y fuera de la Iglesia a cualquiera que se separe en lo más mínimo de la doctrina enseñada por el magisterio auténtico. San Epifanio, San Agustín, Teodoreto, han mencionado un gran número de herejías de su tiempo. San Agustín hace notar que otras clases de herejías pueden desarrollarse, y que, si alguno se adhiere a una sola de ellas, por ese mismo hecho se separa de la unidad católica”
Papa León XIII, encíclica Satis Cognitum

“Incurren en excomunión ipso facto todos los que conscientemente osen acoger, defender o favorecer a los desviados o les den crédito, o divulguen sus doctrinas; sean considerados infames, y no sean admitidos a funciones públicas o privadas, ni en los Consejos o Sínodos, ni en los Concilios Generales o Provinciales, ni en el Cónclave de Cardenales, o en cualquiera reunión de fieles o en cualquier otra elección... Agregamos que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía. o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto; y de ningún modo puede considerarse  que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos”
Papa Pablo IV, bula Cum ex Apostolatus Officio

De la bula Cum ex Apostolatus Officio, escrita por el Papa Pablo IV el 15 de febrero de 1559, es importante destacar que ningún hereje puede ser elegido Papa o cardenal. Esta bula también establece que si esta elección se hubiese realizado, de todas maneras, esta elección sería inválida o nula. Igualmente, el Código de Derecho Canónico establece que queda removido del oficio eclesiástico todo aquel que se aparta de la fe de la Iglesia, es decir, todo hombre consagrado es retirado de su oficio eclesiástico desde el mismo momento en el cual se convierte en hereje, tal como se puede leer a continuación:

Queda de propio derecho removido del oficio eclesiástico: quien ha perdido el estado clerical; quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia...”
Canon 194, Código de Derecho Canónico

2. Explicación de algunas herejías para una mejor comprensión del tema bajo estudio. Para que el lector pueda entender el sentido de la primera herejía a ser estudiada, se debe aclarar la relación actual que existe entre Dios y los pueblos no católicos. En primer lugar, hablaremos de los judíos, los cuales no practican al día de hoy la religión Católica. De acuerdo al Evangelio, para Jesucristo los judíos son "hijos del diablo", porque ellos mismos llevaron a cabo el crimen más grande que recuerde la historia de la humanidad, es decir, el asesinato de Cristo. Así es, porque así está escrito:

“Ustedes hacen lo mismo que hizo su padre. Ellos respondieron: Nosotros no somos hijos ilegítimos, no tenemos más que un solo padre, Dios. Jesús les dijo: Si Dios fuera el Padre de ustedes, ustedes me amarían, porque de él salí yo y de él vengo. Yo no he venido por iniciativa propia, sino que él me envió. ¿Por qué, pues, no reconocen mi lenguaje? Porque no pueden aceptar mi mensaje. Ustedes tienen por padre al Diablo, y quieren realizar los malos deseos del Diablo. El es asesino de hombres desde el principio. No ha permanecido en la verdad. Cuando habla, de él brota la mentira, porque es mentiroso y padre de toda mentira”
San Juan 8, 41 - 44

Cristo mismo confirma esta sentencia cuando habla de los actuales judíos, los cuales, al igual que sus padres, rechazaron a Cristo. Nuestro Señor confirma esta aterradora realidad a través de San Juan, como aparece escrito a continuación:

“Les dijo: 'Ustedes son de abajo; yo soy de arriba. Ustedes son de este mundo y yo no soy de este mundo; por eso acabo de decirles que van a morir en sus pecados por no haber creído que yo soy' ”
San Juan 8, 23 - 24

“Escribe al ángel de la iglesia de Esmirna: Así habla el primero y el último, el que estuvo muerto y volvió a la vida. Yo sé que tú sufres y eres pobre. En realidad, eres rico. Yo sé cómo te calumnian los que pretenden ser judíos y que más bien son la sinagoga de Satanás
Apocalipsis 2, 8 - 9

Con relación a los demás pueblos e iglesias no católicas (como los musulmanes, budistas, induistas, protestantes, anglicanos, luteranos, ortodoxos, evangélicos, testigos de Jehová, gnósticos, ateos, etc.), y como ya se explicó con anterioridad, estos corresponden a pueblos e iglesias paganas que nunca heredarán la vida eterna. Ningún pagano tendrá por herencia la vida eterna porque, sencillamente, no pertenece a la Iglesia de Cristo. Así es, porque así está escrito:

“La muralla de la ciudad descansaba en doce piedras de cimientos en las que están escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero
Apocalipsis 21, 14

“Jesús contestó: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí
San Juan 14, 6

“Y les dijo: Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que se resista a creer se condenará
San Marcos 16, 15 - 16

“Jesús le contestó: 'En verdad te digo, nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo, de arriba.' Nicodemo le dijo: '¿Cómo renacerá el hombre ya viejo? ¿Quién volverá al seno de su madre para nacer de nuevo?' Jesús le contestó: 'En verdad te digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu. Por eso no te extrañes de que te haya dicho: necesitan nacer de nuevo, de arriba. El viento sopla donde quiere y tú oyes su silbido; pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así le sucede al que ha nacido del Espíritu'”
San Juan 3, 3 - 8

Solo pertenece a la Iglesia fundada por Cristo Jesús aquel bautizado que está en gracia de Dios. Aquel que pertenece a otra iglesia o religión no puede hacer parte de la Iglesia Católica, porque ni siquiera está bautizado. No importa que se trate de un niño recién nacido. Sino no está bautizado no pertenece a la Iglesia, y en consecuencia, no tendrá vida eterna si muere sin haber recibido el sacramento del bautismo. La palabra de Dios es clara y contundente: "El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu". Por este concepto, es una grave herejía afirmar que los no católicos, que dicen creer en Cristo, hacen parte de la Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo. Todo protestante, que hace parte de sectas e iglesias falsas (como los anglicanos, luteranos, ortodoxos, evangélicos, testigos de Jehová, etc.) se convierte en un anticristo o falso profeta, cuya herencia es el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Ningún sacramento o celebración litúrgica de estas iglesias y sectas es verdadero, porque todas estas comunidades religiosas son falsas. Así es, porque así está escrito:

“Hijitos míos, es la última hora, y se les dijo que llegaría un Anticristo; pero ya han venido varios anticristos, por donde comprobamos que ésta es la última hora. Ellos salieron de entre nosotros mismos, aunque realmente no eran de los nuestros. Si hubieran sido de los nuestros se habrían quedado con nosotros. Al salir ellos, vimos claramente que entre nosotros no todos eran de los nuestros”
I Juan 2, 18 - 19

“Entonces el diablo, el seductor, fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban la bestia y el falso profeta. Su tormento durará día y noche por los siglos de los siglos”
Apocalipsis 20, 10

La primera herejía bajo estudio se encuentra escrita en el numeral 836 del catecismo escrito por Juan Pablo II y Benedicto XVI, tal como aparece en la imagen que se anexa a continuación:


El texto: "A esta unidad pertenecen de diversas maneras o a ella están destinados los católicos, los demás cristianos e incluso todos los hombres en general llamados a la salvación por la gracia de Dios" corresponde a una herejía enorme, si se tiene en cuenta que solamente los católicos en estado de gracia pertenecen a la Iglesia que es: Una, santa, católica, apostólica y romana. Esta perversa mentira hace parte de la herejía del indiferentismo religioso, según la cual, la salvación puede ser alcanzada en otra religión o iglesia diferente de la católica. Según esta herejía, toda persona que haya vivido su vida en el amor será salvada aunque nunca haya recibido el sacramento del bautismo, lo cual contradice la bula Cantate Domino del Concilio de Florencia, según la cual: "Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica". El numeral 836 hace parte del artículo 9 parágrafo 3 del catecismo escrito por Juan Pablo II y Benedicto XVI. En esta sección se pueden hallar otras herejías similares, como se ilustra en la siguiente figura:


Según el numeral 841: "El designio de salvación comprende también a los que reconocen al Creador. Entre ellos están, ante todo, los musulmanes, que profesan tener la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único y misericordioso que juzgará a los hombres al fin del mundo". Esta herejía no solamente hace parte del catecismo escrito por Juan Pablo II y Benedicto XVI. Esta herejía también aparece en uno de los documentos oficiales del Concilio Vaticano II, conocido como Lumen Gentium (LG). Es una grave ofensa a Nuestro Señor Jesucristo el afirmar que los musulmanes adoran el mismo Dios de los católicos. Como ya se demostró con anterioridad, es una mentira gigantesca el afirmar que los musulmanes de buen corazón alcanzarán la salvación.

Según el numeral 842: "Todos los pueblos forman una única comunidad y tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a todo el género humano sobre la entera faz de la tierra; tienen también un único fin último, Dios, cuya providencia, testimonio de bondad y designios de salvación se extienden a todos hasta que los elegidos se unan en la Ciudad Santa". El autor de esta herejía solo puede ser el mismísimo diablo o un servidor muy cercano del maligno, porque solo satanás puede llegar a ser tan mentiroso. En primer lugar, la Iglesia es el único pueblo escogido por Dios para la salvación. En el Reino de los Cielos no puede haber lugar, por ejemplo, para los judíos que nunca reconocieron a Jesucristo como su señor y salvador. En el Reino de los Cielos no puede haber lugar para los hinduistas que creen en dioses falsos e irreales. Solo puede haber salvación para aquellos que están en comunión con Cristo. Además, todo ritual religioso pagano tiene como destino final los demonios. Así es, porque así está escrito:

“Con esto no quiero decir que la consagración de la carne al ídolo tenga algún valor, ni que el ídolo mismo sea alguien. Sin embargo, cuando los paganos ofrecen un sacrificio, el sacrificio va a los demonios y no a Dios”
I Corintios 10, 19 - 20

Según el numeral 843: "Así, la Iglesia aprecia todo lo bueno y verdadero, que puede encontrarse en las diversas religiones, 'como una preparación al Evangelio y como un don de aquel que ilumina a todos los hombres, para que al fin tengan la vida' ". Este texto refleja una espantosa tibieza en la fe, la cual es profundamente condenada por Cristo en el libro del Apocalipsis. Como se ha demostrado con anterioridad, no existe nada bueno en las demás religiones diferentes de la Católica, sencillamente, porque las demás religiones guardan como fin último el mismísimo infierno. El infierno es la reunión de todos los males sin mezcla de bien alguno. Solo un servidor del diablo puede hablar de: "todo lo bueno y verdadero, que puede encontrarse en las diversas religiones". Por eso, las sagradas escrituras son claras y contundentes frente a todo falso profeta, tal como aparece escrito a continuación:

“Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea: Así habla el amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de las obras de Dios. Yo sé lo que vales; no eres ni frío ni caliente; ojalá fueras lo uno o lo otro. Desgraciadamente eres tibio, ni frío ni caliente, y por eso voy a vomitarte de mi boca
Apocalipsis 3, 14 - 16

Pobres de aquellos que llaman bien al mal y mal al bien, que cambian las tinieblas en luz y la luz en tinieblas, que dan lo amargo por dulce y lo dulce por amargo”
Isaías 5, 20

“Entonces el diablo, el seductor, fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban la bestia y el falso profeta. Su tormento durará día y noche por los siglos de los siglos”
Apocalipsis 20, 10

De las herejías previamente explicadas se pueden extraer conclusiones importantes, a saber: En primer lugar, no se recomienda el empleo del catecismo escrito por Juan Pablo II y Benedicto XVI para la evangelización de los fieles católicos. En segundo lugar, no se recomienda a ningún católico la lectura de libros o encíclicas escritas por Juan Pablo II o Benedicto XVI. En tercer lugar, no se recomienda la veneración de imágenes o cualquier oración dirigida a Juan Pablo II, puesto que un hereje no puede ser santo y Juan Pablo II, evidentemente, no fue ni tampoco es santo. Como ya se explicó con anterioridad, ningún hereje puede ser Papa, por tanto, Juan Pablo II no fue Papa, como Benedicto XVI tampoco es Papa emérito. En cuarto lugar, a todo católico se le recomienda la lectura y la práctica del Catecismo Mayor escrito por San Pio X. Este catecismo es anterior al Concilio Vaticano II y fue escrito por un gran santo de la Iglesia, por tanto, es confiable y debe ser leído y enseñado a todo católico a fin de prevenir la futura ocurrencia de pecados por concepto de las herejías proclamadas por los falsos papas posteriores al Concilio Vaticano II. No olvidar que el último Papa verdadero que tuvo la Iglesia Católica fue el Papa Pio XII.

La última herejía a ser estudiada tiene como fuente un personaje muy famoso, pero bastante diabólico por lo demás. He aquí la herejía de las herejías:

"¿Pero Jesús es un espíritu? ¡Jesús no es un espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria"
Falso Papa Francisco I, 28 de octubre del 2013

Durante la historia de la Iglesia, ningún hombre consagrado había pronunciado herejía semejante. Francisco I, a través de esta herejía, no solamente niega la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Este apóstol del diablo también niega la humanidad de Cristo Jesús, Señor Nuestro. Francisco I niega la divinidad de Cristo porque la naturaleza de Dios es espiritual, como se lee en el Evangelio de San Juan. Bergoglio también niega la humanidad de Cristo porque todo ser humano tiene espíritu. Así es, porque así está escrito:

"Jesús les contestó: De nada vale que yo me dé gloria a mí mismo; el que me da gloria es mi Padre, al que ustedes llaman 'nuestro Dios' "
San Juan 8, 54

"Lo que el Padre me ha dado es más fuerte que todo, y nadie puede sacarlo de la mano de mi Padre. Yo y mi Padre somos una misma cosa"
San Juan 10, 29 - 30

"Porque - les decía - el Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho y ser rechazado por las autoridades judías, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la Ley. Le quitarán la vida y al tercer día resucitará"
San Lucas 9, 22

“Pero llega la hora, y ya estamos en ella, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad. Son esos adoradores a los que busca el Padre. Dios es espíritu; por tanto, los que lo adoran, deben adorarlo en espíritu y en verdad”
San Juan 4, 23 - 24

Es necesario leer lo que está escrito a continuación para que al lector no le quede ninguna duda de que Francisco I es uno de los peores anticristos que han existido a lo largo de la historia de la humanidad.

"Les escribí, no porque les falte conocer la verdad, sino porque ya la conocen y las mentiras no tienen nada en común con la Verdad. ¿Y quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el Anticristo, que niega a la vez al Padre y al Hijo. El que niega al Hijo, también niega al Padre, y quien reconoce al Hijo, también reconoce al Padre"
I Juan 2, 21 - 23

Para que al lector no le quede la menor duda de que esa herejía fue pronunciada por Francisco I, a continuación se presenta el link correspondiente al video en youtube.com.

Que el lector no piense que Bergoglio ha proclamado, únicamente, la herejía acabada de explicar. El servidor del diablo, Francisco I, ha proclamo muchas herejías, incluso desde antes de ser elegido por el cónclave, como se confirmará más adelante. De este diabólico comportamiento herético, previamente explicado, se pueden extraer conclusiones importantes, a saber: En primer lugar, ningún presbítero u obispo católico puede estar en comunión con el anticristo Francisco I. Nadie puede estar en comunión con Cristo y con el anticristo al mismo tiempo, porque se está con Dios o con el diablo. El que afirme estar en comunión con Cristo y con Francisco I es un mentiroso que a su vez es tibio en la fe. En segundo lugar, es una grave ofensa a Nuestro Señor Jesucristo que en el santo sacrificio de la Eucaristía se mencione a Francisco I, dando a entender que se está en comunión con él. De esta manera, todo presbítero y todo obispo tienen que evitar la mención del nombre de Francisco I en la Eucaristía, con el fin de no continuar ofendiendo a Nuestro Señor Jesucristo que se encuentra bajo las especies del pan y el vino acabadas de consagrar. Tampoco es conveniente que se tengan fotos o imágenes de Francisco I, Juan Pablo II o Benedicto XVI en el templo. Dios aborrece los herejes, porque todo hereje es un falso profeta y todo falso profeta es un servidor del diablo. Así es, porque así está escrito:

“Esto dice Yahvé: No escuchen las palabras de estos profetas porque los engañan contándoles las visiones de su propia imaginación y no lo que sale de la boca de Yahvé. A aquellos que desprecian la palabra de Yahvé les aseguran: ‘Tendrán paz’, y a todos los que siguen los caprichos de su corazón les dicen: ‘Ninguna desgracia les va a suceder’ “
Jeremías 23, 16 - 17

“Por eso dice Yahvé: Por sus falsas palabras y sus profecías engañosas yo me declaro en contra de ellos, dice Yahvé. Mi castigo caerá sobre ellos, no serán admitidos en la asamblea de Israel, ni tendrán su nombre escrito en el libro de la gente de Israel, ni entrarán en la tierra de los hijos de Jacob, y sabrán que yo soy Yahvé”
Ezequiel 13, 8 - 9

Aparecerán gran cantidad de falsos profetas, que engañarán a muchos; y tanta será la maldad, que en muchos el amor se enfriará. Pero el que se mantenga firme hasta el fin, ése se salvará”
San Mateo 24, 11 - 13

“Entonces el diablo, el seductor, fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban la bestia y el falso profeta. Su tormento durará día y noche por los siglos de los siglos”
Apocalipsis 20, 10

Para entender con más detalle por qué todo presbítero y todo obispo están en la obligación de evitar la mención del nombre de Francisco I en la Eucaristía, se anexa el video que se presenta a continuación:


3. Algunas de las herejías más importantes encontradas en los documentos expedidos por el Concilio Vaticano II. El Concilio Vaticano II fue convocado por el falso papa Juan XXIII, quien lo anunció el 25 de enero de 1959. Fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX. El concilio constó de cuatro sesiones: La primera de ellas fue presidida por Juan XXIII en el otoño de 1962. Él no pudo concluir este concilio ya que falleció un año después (el 3 de junio de 1963). Las otras tres etapas fueron convocadas y presididas por su sucesor, el falso Papa Pablo VI, hasta su clausura en 1965. Este concilio contó con la mayor y más diversa representación de lenguas y etnias, con una media de asistencia de unos dos mil padres conciliares procedentes de todas las partes del mundo. Asistieron además miembros de otras confesiones religiosas como consultores de iglesias ortodoxas e iglesias protestantes, lo cual explica, en buena parte, el alto número de herejías arrojadas en los documentos finales. 

Los documentos promulgados por el Concilio Vaticano II son: Constitución sobre la sagrada liturgia (Sacrosanctum Concilium), decreto sobre los medios de comunicación social (Inter Mirifica), constitución dogmática sobre la Iglesia (Lumen Gentium), decreto sobre las Iglesias orientales católicas (Orientalium Ecclesiarum), decreto sobre el ecumenismo (Unitatis Redintegratio), decreto sobre el ministerio pastoral de los obispos (Christus Dominus), decreto sobre la vida religiosa (Perfectae Caritatis), decreto sobre la formación sacerdotal (Optatam Totius), declaración sobre la educación cristiana (Gravissimum Educationis), declaración sobre las religiones no cristianas (Nostra Aetate), constitución dogmática sobre la revelación divina (Dei Verbum), decreto sobre el apostolado de los seglares (Apostolicam Actuositatem), declaración sobre la libertad religiosa (Dignitatis Humanae), decreto sobre la actividad misionera (Ad Gentes Divinitus), decreto sobre el ministerio y vida de los presbíteros (Presbyterorum Ordinis) y la constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual (Gaudium et Spes).

En Internet existe un sitio web muy completo sobre algunas de las muchas herejías presentes en los documentos expedidos por el Concilio Vaticano II. Este sitio web también cuenta con una serie de videos muy interesantes sobre algunas herejías y actos heréticos realizados por los falsos papas del Concilio Vaticano II. Lamentablemente, este website presenta algunos errores que el lector del presente blog está en la obligación de conocer antes de consultar el contenido del sitio web relacionado. Este sitio web tiene como dirección www.vaticanocatolico.com. Este website presenta los siguientes errores: 

En primer lugar, en este sitio web se dice que la actual misa católica (la nueva misa según www.vaticanocatolico.com) es totalmente inválida y que es necesario buscar templos especiales donde se pueda celebrar el santo sacrificio de la Eucaristía. Aunque, evidentemente, el Concilio Vaticano II y el falso Papa Pablo VI realizaron cambios injustificados en la liturgia de la Eucaristía, afirmar que la actual liturgia de la Eucaristía invalida la consagración de las especies del pan y el vino corresponde a una afirmación totalmente exagerada e inapropiada para todo católico practicante. Lo fundamental es que la Eucaristía se celebre con sumo respeto y solemnidad, con cantos litúrgicos apropiados que inviten a la oración y la comunión con Dios. Muchos teólogos sostienen que la comunión tiene que recibirse en la boca y nunca en la mano, como se entregaba antes del Concilio Vaticano II. Yo, personalmente, estoy de acuerdo con esta opinión.

En segundo lugar, en www.vaticanocatolico.com se afirma que el rito actual para la ordenación de diáconos, presbíteros y obispos es inválido. Aunque, evidentemente, con motivo del Concilio Vaticano II se realizaron cambios injustificados en el rito de ordenación de los hombres consagrados a Dios, no se puede afirmar que todos los actuales presbíteros, diáconos y obispos no fueron ordenados, sacramentalmente, porque esto implicaría, ni más ni menos, el fin de la Iglesia fundada por Cristo Jesús, Señor Nuestro. Sin presbíteros, diáconos y obispos es imposible la existencia de la Iglesia porque los ministros de Dios son aquellos que suministran los sacramentos y sin sacramentos no hay Iglesia. Por lo tanto, esta afirmación, entregada por www.vaticanocatolico.com, es exagerada e inapropiada para todo católico practicante.

En tercer lugar, en www.vaticanocatolico.com se realiza una interpretación muy inexacta de algunos fragmentos del libro del Apocalipsis escrito por San Juan. Esta interpretación está demasiado sesgada hacia el Concilio Vaticano II, como si en el mundo no hubiera más pecado que el realizado por los falsos papas del Concilio Vaticano II. De hecho y para www.vaticanocatolico.com, los papas del Concilio Vaticano II más sus más cercanos colaboradores corresponden, exclusivamente, a Babilonia, la gran prostituta mencionada en el libro del Apocalipsis. Esta interpretación del Apocalipsis es demasiado pobre e inexacta.

Hechas las aclaraciones anteriores, a continuación se presenta una serie de links en los cuales el lector hallará una completa explicación de algunas de las más importantes herejías presentes en algunos documentos expedidos por el Concilio Vaticano II. Vale aclarar que no se puede afirmar que todos los documentos de este concilio contengan herejías o que todas las afirmaciones contenidas en estos documentos sean falsas. El diablo, como padre de la mentira, le gusta combinar el error con la verdad para que el católico ignorante pueda aceptar la mentira sin mayores inconvenientes. Por eso, todo católico está en la obligación de leer el Catecismo Mayor escrito por San Pio X, a fin de conocer la verdadera doctrina enseñada por la Iglesia Católica. 

Herejías de Unitatis Redintegratio.

Herejías de Orientalium Ecclesiarum.

Herejías de Lumen Gentium.

Herejías de Dignitatis Humanae.

Herejías de Ad Gentes Divinitus.

Herejías de Nostra Aetate.

Herejías de Gaudium et Spes.

Igualmente y teniendo en cuenta las aclaraciones anteriores, el lector puede hacer click y apreciar el video de youtube.com sobre las herejías del Concilio Vaticano II que se anexa a continuación:


De la visualización del anterior video y/o de la lectura de los links previamente relacionados se pueden extraer las siguientes conclusiones:

En primer lugar, aunque no todos los documentos del Concilio Vaticano II contengan herejías o errores, no es conveniente, bajo ningún motivo, utilizar uno solo de estos documentos para el proceso de nueva evangelización que se desarrolla actualmente en las parroquias católicas de todo el mundo. No es conveniente porque la mancha de la herejía está inscrita en el Concilio Vaticano II y la fe de los fieles católicos no puede ser contaminada por falsas doctrinas contrarias al evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Tampoco es conveniente que estas falsas enseñanzas se hagan llegar a los futuros presbíteros y diáconos en los distintos seminarios de formación eclesiástica. 

En segundo lugar, lamentablemente muchos fragmentos heréticos de los documentos bajo estudio han sido adoptados y utilizados por los falsos papas del Concilio Vaticano II. Esto significa, ni más ni menos, que se debe desconfiar de todo documento postconciliar, incluyendo todos los documentos redactados por: Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco I. No se recomienda utilizar ningún documento postconciliar emitido por el Vaticano porque un alto número de estos documentos puede estar, perfectamente, contaminado con herejías y errores. En Dios no cabe la herejía o el error porque en Dios está la verdad. Esto es cierto porque Jesucristo es Dios y Jesucristo es el camino, la verdad y la vida.

4. La masonería y los falsos papas del Concilio Vaticano II. En los últimos siglos se ha abierto paso uno de los grandes males de toda sociedad, la masonería. La francmasonería se autodefine como una sociedad secreta de iniciación, no religiosa, simbólica y filosófica. Esta definición plantea algunas preguntas obvias: ¿Por qué la masonería es una sociedad secreta? ¿Por qué la masonería utiliza símbolos y que significan esos símbolos?

En primer lugar, todo aquello que está oculto o que, sencillamente, no se puede hacer público es porque, posiblemente, guarda algo perverso o reprochable ¿Por qué los masones utilizan un lenguaje simbólico para ser reconocidos, solamente, entre ellos mismos? ¿Porqué no quieren ser identificados? Tal vez es porque nadie que vive en pecado le gusta acercarse a la luz, no sea que se vean sus maldades. Así es, porque así está escrito:

“La luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas: ahí está la condenación. El que obra el mal, odia la luz y no viene a la luz, no sea que su maldad sea descubierta y condenada. En cambio, el que camina en la verdad busca la luz, para que se vea claramente que sus obras son hechas según Dios”
San Juan 3, 19 - 21

Los masones se organizan en estructuras de base denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior conocida como gran logia o gran priorato. Entre otras leyendas, existe una, según la cual: La masonería fue fundada por Hiram Abif, el mítico arquitecto del templo de Salomón en Jerusalén. Otras leyendas afirman que los fundadores de la masonería son los mismos que construyeron las antiguas pirámides en Egipto. La hipótesis más aceptada afirma que la francmasonería moderna procede de las agremiaciones europeas de constructores medievales de castillos y catedrales. Los estatutos de Bolonia, redactados en el año de 1248, recogen el documento masónico original más antiguo que se conoce. La propagación de la masonería en américa tuvo consecuencias importantes en el desarrollo de la independencia de los Estados Unidos, puesto que todos los firmantes de la constitución americana eran masones. Desde esa época, entre los grandes líderes del mundo occidental siempre se ha encontrado un alto número de masones.

La masonería utiliza unos símbolos a los cuales se les rinde, en mayor o menor grado, culto. Este culto, lógicamente, es un culto pagano. Un ejemplo se encuentra en el gran arquitecto del universo, el cual es un símbolo tradicional de la masonería, cuya importancia varía según la corriente masónica a ser estudiada. Para la masonería anglosajona, por ejemplo, el gran arquitecto del universo representa el ser supremo, un símbolo imprescindible en el momento de realizar la invocación en el correspondiente ritual masónico. La masonería, al igual que la magia blanca, le rinde culto a fuerzas y poderes mágicos que pueden ser desconocidos o, peor aún, diabólicos. Este culto termina siendo dirigido a los demonios. Todo ritual pagano, no cristiano, siempre será bien recibido por el diablo y sus ángeles caídos. Así es, porque así está escrito:

“Con esto no quiero decir que la consagración de la carne al ídolo tenga algún valor, ni que el ídolo mismo sea alguien. Sin embargo, cuando los paganos ofrecen un sacrificio, el sacrificio va a los demonios y no a Dios”
I Corintios 10, 19 - 20

Hoy en día, la vertiente más importante de la masonería corresponde a la orden de los illuminati. La orden de los illuminati fue fundada por Johann Adam Weishaupt en 1776. Hoy en día los illuminati promueven un nuevo orden mundial, fundamentado en un gobierno universal, un banco mundial y una única religión en todo el mundo. Según expertos en el tema, esta única religión sería la religión del anticristo. Desde el punto de vista bíblico, estaríamos hablando del último anticristo, puesto que existen anticristos desde la primitiva comunidad cristiana de los primeros apóstoles de Nuestro Señor Jesucristo, como aparece escrito a continuación:

“Hijitos míos, es la última hora, y se les dijo que llegaría un Anticristo; pero ya han venido varios anticristos, por donde comprobamos que ésta es la última hora. Ellos salieron de entre nosotros mismos, aunque realmente no eran de los nuestros. Si hubieran sido de los nuestros se habrían quedado con nosotros. Al salir ellos, vimos claramente que entre nosotros no todos eran de los nuestros”
I Juan 2, 18 - 19

La mayoría de los estudiosos del fenómeno de la masonería illuminati coinciden en el hecho de que los integrantes de esta sociedad secreta rinden culto directo a Lucifer como, fácilmente, se puede verificar al observar los videos de los testimonios entregados por masones de alto grado en el portal de Internet youtube.com. Igualmente, en Internet se puede confirmar, sin temor a equivocación, que la mayoría de los actuales mandatarios del mundo pertenecen a la orden illuminati. De esta manera, no es un error afirmar que: El mundo actual está gobernado por el mismísimo diablo. A continuación se agrega un link de un video de youtube.com donde se explica el origen de la masonería incluyendo sus raíces satánicas.

A continuación se agrega un link de un segundo video de youtube.com donde un masón de alto grado explica la conexión existente entre lucifer y la orden illuminati.


Un documento, que explica como la judeo-masonería se infiltró en el Vaticano, corresponde al link que se presenta a continuación:


Para entender la conexión existente entre la masonería y el Concilio Vaticano Segundo, el lector puede apreciar el video correspondiente al enlace que aparece a continuación:

Con el fin de conocer algunas de las más terribles consecuencias de la infiltración masónica en el Vaticano, el lector puede observar el video de youtube.com que aparece al dar click sobre el siguiente link.

La masonería hace su entrada triunfal al Vaticano con la elección del falso Papa Juan XXIII. Este falso papa era masón, como se puede apreciar en el video correspondiente al enlace que se presenta a continuación:


En el video de youtube.com, que se presenta al hacer click sobre el siguiente link, se puede confirmar que Juan XXIII era, efectivamente, masón. El lector, a través de este video, también puede conocer el pensamiento y comportamiento herético que siempre acompañaron a este falso profeta.
Como aparece escrito en el Evangelio de San Juan, las dos características fundamentales del diablo están relacionadas con el asesinato y la mentira. El diablo ha sido un asesino de hombres desde el principio. El diablo es el padre de toda mentira. De la misma manera, los adoradores de lucifer, que hacen parte de la masonería, son asesinos y mentirosos. No olvidar que el 28 de octubre de 1958 fue electo el falso Papa XXIII. En el video de youtube.com, que aparece al hacer click sobre el siguiente link, se puede entender cómo la masonería, secretamente, asesina y engaña.

El segundo falso papa del Concilio Vaticano II es Pablo VI. Este falso papa sostuvo relaciones estrechas con la mafia italiana, cuyos miembros pertenecían a la logía masónica P2, como se puede apreciar en el video correspondiente al link que se presenta a continuación:

Pablo VI también era homosexual y existen teorías, según las cuales, este falso profeta fue agente de la KGB con nefastas consecuencias para la Iglesia Católica. Para comprobarlo, el lector puede hacer click sobre el siguiente link y visualizar el correspondiente video de youtube.com.


La biografía de Pablo VI se parece más a la biografía de un criminal que a la de un representante de Dios en la Tierra. Para confirmar y ampliar los contenidos de los dos videos anteriores, el lector puede leer la extensa biografía de Pablo VI que se anexa en el link que se presenta a continuación:


Como complemento a la anterior biografía, en el link que se presenta a continuación, el lector hallará un video con algunas de las herejías pronunciadas por Pablo VI y Juan Pablo II.


Existe un teoría, según la cual, Juan Pablo I fue asesinado por la masonería. A pesar de esto y como se demuestra en el link que se presenta a continuación, este falso papa manejaba ideas heréticas desde antes de ser elevado al pontificado.

Un completo estudio de un buen número de herejías promulgadas por Juan Pablo II se puede hallar al dar click sobre el link que se presenta a continuación:


En el video de youtube.com, cuyo link se muestra a continuación, se puede comprobar que el falso Papa Benedicto XVI es un masón.

Como complemento al video anterior, el lector puede apreciar, al dar click sobre el siguiente enlace, un video donde se relacionan algunas de las más importantes herejías proclamadas por el falso Papa Benedicto XVI.


Antes de ser elegido por el cónclave, Bergoglio ya era hereje. Para comprobarlo, el lector puede hacer click sobre el link que aparece a continuación, mediante lo cual aparecerá el video correspondiente de youtube.com.


Para que no quede ninguna duda, se anexan dos enlaces que se muestran a continuación, donde el lector al dar click hallará dos videos que demuestran que el falso Papa Francisco I es un masón.



Aunque existen razones poderosas para pensar que la abominación de la desolación, profetizada en las sagradas escrituras, ocurrirá en tiempos del último anticristo, en el video correspondiente al link que se muestra más adelante se visualiza algo que es, sencillamente, diabólico. Para entender que es la abominación de la desolación, el lector debe leer lo que está escrito a continuación:

“Hermanos, hablemos de la venida de Cristo Jesús, nuestro Señor, y del día en que nos reunamos con él. Les ruego que no se dejen perturbar tan fácilmente. No se asusten como si fuera inminente el día del Señor; aunque se les anuncie por revelación o por una palabra espiritual o se les diga que nosotros mismos escribimos al respecto, no se dejen engañar de ninguna manera. Primero tiene que producirse la apostasía. Entonces aparecerá el hombre del pecado, instrumento de las fuerzas de perdición, el rebelde que ha de levantarse contra todo lo que lleva el nombre de Dios o merece respeto, llegando hasta poner su trono en el templo de Dios y haciéndose pasar por Dios ¿No recuerdan que se lo decía cuando estaba con ustedes? Además, saben lo que ahora detiene al misterio de la maldad, de manera que sólo se manifieste a su debido tiempo. Ya está obrando, pero falta que desaparezca el que lo retiene. Entonces se manifestará el Rebelde que el Señor ha de barrer con el soplo de su boca y al que destruirá en el esplendor de su venida. Al presentarse este sin-ley, con el poder de Satanás, hará milagros, señales y prodigios al servicio de la mentira. Y usará todos los engaños de la maldad en perjuicio de aquellos hombres que han de perderse, porque no acogieron el amor de la verdad que los llevaba a la salvación. Por eso Dios les dirigirá las fuerzas del engaño que los lleven a creer en la mentira; así llegarán hasta la condenación todos aquellos que no quisieron creer en la verdad y prefirieron quedarse en la maldad”
II Tesalonicenses 2, 1 - 12

“Por tanto, cuando vean al ídolo del invasor instalado en el Templo, según las palabras del profeta Daniel (que el lector sepa entenderlas), los que estén en Judea huyan a los montes”
San Mateo 24, 15 - 16

“Aquel príncipe impondrá su ley a gran parte del pueblo durante una semana. Durante la mitad de una semana hará cesar los sacrificios y las ofrendas. El devastador colocará el abominable ídolo en el Templo, hasta que la ruina decretada por Dios caiga sobre el devastador”
Daniel 9, 27

“Creció hasta el ejército del cielo y precipitó a la tierra parte de las estrellas y las pisoteó con las patas. Llegó incluso hasta el jefe del ejército, le quitó el sacrificio perpetuo y sacudió los cimientos de su templo y al ejército; en el lugar del sacrificio puso la abominación y echó por tierra la verdad. Y cualquier cosa que emprendiera, tenía éxito”
Daniel 8, 10 - 12

Es posible que en las sagradas escrituras se hable de más de una abominación de la desolación, aunque de acuerdo a las citas bíblicas, previamente descritas, la abominación de la desolación ocurrirá poco antes del fin del mundo. El fin del mundo ocurrirá mucho después del día de la ira de Dios. El día de la ira de Dios no puede estar muy lejos de su terrible cumplimiento porque el diablo no ha tenido, hasta ahora, un servidor más mentiroso y más fiel que Francisco I, teniendo en cuenta que Bergoglio es el anticristo que ha llegado hasta el colmo de presidir una homilía en el Vaticano donde se declara públicamente que lucifer es dios y que Jesús es hijo de lucifer. Para creerlo, es necesario dar click sobre el link que se muestra a continuación: 


Bergoglio es el anticristo que va mucho más allá de proclamar, públicamente, herejías disfrazadas de verdad. Bergoglio es aquel que aprovecha cualquier oportunidad para insultar públicamente a Dios. En el capítulo 13 del libro del Apocalipsis, San Juan nos describe el falso profeta: "Después vi surgir del continente otra bestia que llevaba dos cuernos como los del Cordero, pero hablaba como el monstruo. Esta aprovecha todo el poder de la primera bestia y está totalmente a su servicio". Si bien esta descripción encaja perfectamente con todas las falsas religiones e ideologías que han existido después de Cristo, no es exagerado afirmar que Bergoglio es la bestia que lleva dos cuernos como el Cordero, pero a diferencia de éste, habla como el monstruo, es decir, habla como el diablo. Bergoglio es el falso profeta por excelencia, porque Bergoglio habla y actúa como el mismísimo diablo. Solamente al diablo se le puede ocurrir que: "el viacrucis es la historia del fracaso de Dios", como podemos apreciar en el video de youtube que se obtiene al dar click sobre el link que aparece a continuación:


Bergoglio es el servidor del maligno. A través de la historia de la humanidad, el diablo siempre anheló destruir la Iglesia de Cristo a través del misterio de la iniquidad y de la abominación de la desolación. El maligno, a través de la masonería, le comunicó a sus más fieles seguidores su deseo de llegar a ocupar la silla de San Pedro, para así poder: Bendecir el pecado, realizar sacrilegios, sembrar la confusión, enseñar la mentira, promover la inmoralidad, llevar el mayor número de almas al infierno y, finalmente, destruir la Iglesia Católica. Para entenderlo, observa los videos correspondientes a los enlaces que aparecen a continuación:

El actual comportamiento herético de los grandes jerarcas de la Iglesia ya había sido profetizado por la santísima virgen María en su aparición de La Salette. En esta aparición, nuestra señora profetizó: "Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo". A continuación se anexa un link, mediante el cual, se puede visualizar un video que muestra el mensaje completo que la santísima virgen María entregó en La Salette.

De esta manera, tú estás llamado a promover el presente blog, incluso entre los no católicos, para que muchos se hagan católicos y vivan como verdaderos católicos cumpliendo la santa voluntad de Dios. La santa voluntad de Dios se encuentra en las sagradas escrituras y en el Catecismo mayor escrito por San Pio X. Como católico a ti no te debe importar que existan hombres consagrados (entre presbíteros, obispos, cardenales y papas) que hayan traicionado a Cristo al hacer parte de la masonería eclesiástica. A ellos les espera el lago de fuego y azufre ardiente, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. Porque a quién se le dio más se le exigirá más. Así será, porque así está escrito:

"Pero si ese servidor se pone a pensar: 'Mi patrón demora en llegar', y empieza a golpear a sirvientes y sirvientas, a comer, a beber y a emborracharse, vendrá su patrón el día que no lo espera y a la hora menos pensada; le quitará el puesto y lo tratará como a los traidores. El servidor que, sabiendo lo que quiere su patrón, no tenga nada preparado, ni haya cumplido lo mandado, recibirá un severo castigo. En cambio, el que, sin saberlo, hace cosas que merecen castigo, no será castigado con tanta seriedad. Al que se le ha dado mucho se le exigirá mucho, y al que se le ha confiado mucho se le pedirá más aún"
San Lucas 12, 45 - 48

Si Bergoglio no se arrepiente de su espantoso pecado antes de morir, él mismo estará en comunión, por toda la eternidad, con el diablo y sus ángeles caídos en el infierno. Lo mismo le ocurrirá a todo aquel que haya muerto sin pertenecer a la Iglesia fundada por Cristo Jesús, Señor Nuestro. La Iglesia que es: Una, santa, católica, apostólica y romana. Para que el lector tenga una pequeña idea del significado de la expresión "lago de fuego y azufre ardiente", a continuación se anexa un link correspondiente a un video de youtube.com, en el cual se entrega un testimonio católico del infierno.


De lo previamente explicado, el lector sacará sus propias conclusiones. De todas maneras, es mi deber el exhortar al lector para que éste evite toda imagen, toda veneración y toda promoción de los falsos papas del Concilio Vaticano II, a saber: Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco I. Como autor de este blog, yo te invito a promover esta página web para que sea leída por muchos presbíteros y obispos, comenzando por tu párroco. Hoy en día, se está ofendiendo, gravemente, a Nuestro Señor Jesucristo cada vez que se menciona el nombre de Francisco I en la santa Eucaristía. En este blog se han suprimido los errores que aparecen en otros videos y páginas web, donde no se condena el comportamiento herético de todos y cada uno de los falsos papas del Concilio Vaticano II. 

Como ya se advirtió con anterioridad, no es conveniente utilizar los documentos del Concilio Vaticano II para el proceso de nueva evangelización que se desarrolla actualmente en las parroquias católicas de todo el mundo. En este sentido, a todo párroco se le recomienda que, en primer lugar, enseñe la doctrina correspondiente al auténtico magisterio de la Iglesia Católica. Esta doctrina se encuentra en el Catecismo mayor escrito por San Pio X. En segundo lugar, es conveniente que el párroco comience a explicar, versículo por versículo, el significado de todos y cada uno de los evangelios, comenzando por el evangelio de San Juan. De esta manera, el párroco podría enseñar los contenidos del nuevo testamento a los distintos fieles que hacen parte del proceso de nueva evangelización. No se puede entender un católico evangelizado que no conozca, por lo menos, el significado de todos y cada uno de los evangelios. Una vez leídos y explicados los cuatro evangelios, nada mejor que continuar con las cartas paulinas, y así sucesivamente, hasta terminar con el nuevo testamento para proseguir con el antiguo testamento.

5. Las falsas apariciones sobrenaturales y los falsos mensajes. No todas las apariciones sobrenaturales que han sido conocidas en los últimos siglos son verdaderas. Para que una aparición sea verdadera, lo primero que debe cumplir es que su mensaje esté de acuerdo con la auténtica doctrina de la Iglesia Católica. En este sentido, podemos afirmar que las apariciones de Fátima, La Salette, la virgen de Guadalupe, entre otras, son verdaderas porque están de acuerdo con la auténtica doctrina de la Iglesia. De esta manera, una aparición es, totalmente, falsa cuando no está de acuerdo con la doctrina de la Iglesia. Al día de hoy, son numerosas las falsas apariciones. Por lo tanto, solo se estudiarán las más famosas.

La primera aparición y devoción que todo católico debe evitar está relacionada con la divina misericordia y sor Faustina Kowalska. En primer lugar, la fiesta de la divina misericordia fue instituida por el falso Papa Juan Pablo II. En segundo lugar, sor Faustina Kowalska fue elevada a los altares gracias a la intervención del falso Papa Juan Pablo II. En tercer lugar, en el libro La Divina Misericordia en Mi Alma (el diario de sor Faustina) se lee: “Has de saber también, hija Mía, que todas las criaturas, sepan o no sepan, quieran o no quieran, siempre cumplen Mi voluntad". Si esta última herejía fuera verdad no habría pecado en el mundo, porque todo aquel que cumple la voluntad de Dios no asesina, no roba, no escandaliza, etc. Por tanto, con este fragmento es más que suficiente para atestiguar que esta aparición es, totalmente, falsa y, en consecuencia, sor Faustina Kowalska tampoco es santa porque la falsedad es propia del diablo y sus demonios.

En el quinto día de la novena a la divina misericordia se lee: "Padre eterno, mira con misericordia a las almas de nuestros hermanos separados, especialmente a aquellos que han malgastado tus bendiciones y han abusado de tus gracias por persistir obstinadamente en sus errores. No mires sus errores, sino el amor de tu Hijo y su amarga pasión que sufrió por ellos, ya que también ellos están encerrados en el compasivísimo Corazón de Jesús. Haz que también ellos glorifiquen tu gran misericordia por los siglos de los siglos. Amén". En esta oración existe una herejía enorme. Dios no puede tener misericordia de los protestantes si éstos no se arrepienten primero y se hacen católicos. Nuestro Señor Jesucristo no puede albergar en su corazón a falsos profetas ni a miembros de otras iglesias diferentes de la católica. La misericordia está reservada, exclusivamente, para los católicos, porque la salvación es un regalo exclusivo para los católicos que viven en gracia de Dios. De esta forma se comprueba, sin temor a equivocación, que esta devoción tiene que ser evitada por todo católico, porque ningún cristiano puede incluir en sus oraciones herejías, so pena de ofender a Dios. Para conocer más detalles sobre la falsedad inherente de la divina misericordia y sor Faustina Kowalska, el lector puede leer el contenido del enlace que aparece a continuación:


Otra aparición muy falsa, por lo demás, corresponde a la aparición de Garabandal. El lector lo puede verificar al revisar el contenido del link que aparece al dar click sobre el enlace que se muestra a continuación:


Una aparición muy herética, por lo demás, corresponde a la aparición de Medjugorje. El lector lo puede verificar al apreciar el video de youtube que aparece al dar click sobre el enlace que se muestra a continuación:

Todo católico está en la obligación de evitar toda devoción y oración asociada a cualquiera de las falsas apariciones previamente relacionadas. En Internet, el lector puede hallar sin ninguna dificultad páginas, en las cuales, se ofrecen listados de falsas apariciones sobrenaturales, nombrando cuáles apariciones son dignas de fe. En este sentido, lo más recomendable es que el lector evite leer y rezar novenas de apariciones desconocidas, especialmente, las últimas que se han producido después del Concilio Vaticano II. Obviamente, apariciones y devociones como: Fatima, La Salette, la virgen del Carmen, la virgen de Guadalupe son dignas de total confianza. 

Desafortunadamente, como si todo lo explicado con anterioridad no fuera lo suficientemente grave, existe un conjunto de oraciones heréticas que se pronuncian cada año el viernes santo en todos los templos católicos del mundo. Estas oraciones aparecen en algunas partes de la oración universal que se reza en la acción litúrgica del viernes santo. La oración universal reúne las siguientes partes: Oración por la santa Iglesia, oración por el Papa, oración por todos los ministros y por los fieles, oración por los catecúmenos, oración por la unidad de los cristianos, oración por los judíos, oración por los que no creen en Cristo, oración por los que no creen en Dios, oración por los gobernantes y oración por los que se encuentran en alguna tribulación. En primer lugar, se recomienda a los sacerdotes suprimir las partes heréticas de la oración universal. En segundo lugar, se recomienda a los fieles nunca contestar Amén después de escuchar un fragmento herético durante el rezo de la oración universal. Es difícil definir cuáles son, exactamente, las partes heréticas de la oración universal, puesto que existen frases que, aparentemente, están bien redactadas, pero pueden guardar un doble significado que es peligroso para la fe de los creyentes. De esta manera, a continuación solo se sugieren aquellas partes de las cuales se tiene total confianza a la hora de rezar.

La primera parte que, al día de hoy, se debe evitar rezar corresponde a la oración por el Papa. Esta oración, en realidad, está bien redactada. El problema radica en la presente ausencia de un verdadero Papa, puesto que Francisco I, evidentemente, no es Papa. Si esta oración se realizara el viernes santo, el diablo saltaría de felicidad al saber que su fiel servidor es reconocido como Pontífice por el pueblo de Dios, lo cual, sería profundamente desagradable a los ojos de Dios. Esta oración solo se puede realizar si la Iglesia cuenta con un verdadero Papa, auténtico sucesor de San Pedro apóstol.

La segunda parte que, al día de hoy, se debe evitar rezar corresponde a la oración por la unidad de los cristianos. Esta oración maneja la misma ideología del Concilio Vaticano II, llamando "hermanos" a los que pertenecen a iglesias diferentes de la Católica, por el hecho de que, supuestamente, creen en Cristo. Llamar "hermanos" a los protestantes es uno de los mejores inventos del diablo a través de la historia universal. Por tanto, el solo hecho de rezar este fragmento ya es una grave ofensa a Dios.

En el fragmento correspondiente a la oración por los judíos se reza: "Oremos también por el pueblo judío,el primero a quien Dios habló desde antiguo por los profetas, para que el Señor acreciente en ellos el amor de su nombre y la fidelidad a la alianza". Nuestro Señor no puede amar a los actuales judíos que no reconocen a Cristo como Dios y Salvador. Según el libro del Apocalipsis, los actuales judíos conforman la "sinagoga de satanás". Dios no puede estar en comunión con satanás, por eso la anterior oración es herética y desagradable a los ojos de Dios.

En el fragmento correspondiente a la oración por los que no creen en Cristo se reza: "Oremos también por los que no creen en Cristo, para que, iluminados por el Espíritu Santo, puedan encuentren también ellos el camino de la salvación". Este fragmento contradice, totalmente, el dogma, según el cual, solo existe salvación en la Iglesia Católica. Por tanto, se está insultando a Dios cada vez que se reza este texto.

En el fragmento correspondiente a la oración por los que no creen en Dios se reza: "Oremos también por los que no admiten a Dios, para que por la rectitud y sinceridad de su vida alcancen el premio de llegar a él". Este fragmento vuelve a contradecir el dogma, según el cual, solo existe salvación en la Iglesia Católica. Esta frase, por sí sola, es una gran mentira. La mentira no es agradable a Dios, porque el diablo es padre de toda mentira.

En el fragmento correspondiente a la oración por los gobernantes se reza: "para que, por tu gracia, se logre en todas las naciones la paz, el desarrollo y la libertad religiosa de todos los hombres". El fragmento anterior, aparentemente, no presenta ningún inconveniente. Desafortunadamente, la libertad religiosa es un pretexto que utiliza la masonería illuminati para imponer una religión universal donde se alberguen todas las religiones del mundo. Esta religión universal es la religión del anticristo. En este caso, estaríamos hablando del último anticristo. Por tanto, no es necesario, ni se recomienda rezar este fragmento de la oración universal.